Blog

Cocina unas saludables y deliciosas albóndigas vegetarianas

Albóndigas - balancevital.com.mx

Por Verónica Guzmán

Esta receta esta llena de beneficios porque sus ingredientes son muy nutritivos

El origen del término “albóndiga” es árabe “al-bunduqa” y significa “bola”. Los árabes, a través de España, enseñaron a los europeos a preparar este guiso y también lo extendieron vía oriente hacia Asia.

Tradicionalmente en México se preparan con carne molida de res o cerdo, con relleno de huevo cocido, y generalmente servidas con caldo de tomate y varios tipos de pimientos picantes, sin embargo, no hay receta que no sea posible hacer vegetariana, y la ventaja es que son igual de deliciosas, son más sanas, ligeras y después de comerlas te sientes mejor, además son más respetuosas con los animales y con el planeta.

El atractivo de las albóndigas reside en su sabor, su textura tierna y jugosa y su tamaño, lo que las hace más fáciles de incorporar a cualquier plato o servir solas, no te quedes con las ganas y anímate a cocinar estas ricas albóndigas vegetarianas, ¡te van a encantar!

Ingredientes:
  • 1 taza de puré de papas
  • 1 taza de queso rallado ( opcional )
  • Verduras cocidas
  • Chile morrón picado
  • Comino en polvo
  • Semillas de cilantro en polvo
  • Sal y pimienta
  • Harina
  • Aceite de oliva
Modo de preparación:
  1. En un recipiente vierte el puré de papa, el queso, las verduras, el chile, comino, semillas de cilantro y una pisca de sal, amasa todos los ingredientes hasta que se incorporen.
  2. Con esta masa forma bolitas aproximadamente de 4cm.
  3. En una superficie plana vierte la harina y cubre las bolitas con ella.
  4. En un sartén con aceite fríelas y ponlas a escurrir para retirar el exceso de aceite.
  5. Para la salsa vierte todos los ingredientes y licúalos.
  6. En otro sartén vierte unas gotas de aceite y cuela la salsa, viértela sobre el sartén para que se cocine.
  7. Finalmente introduce las albóndigas en la salsa para que incorporen los sabores y se cuezan.
  8. Para servir decóralas con una ramita de perejil.

Fuente: ciudadyoga.com