Blog

El poder curativo del agua

El poder curativo del agua - balancevital.com

Feb 05 2015 Por Alejandro RE

Este líquido además de ser vital para el ser humano, nos ofrece un tratamiento natural y sin efectos secundarios para varias enfermedades.

El agua es un compuesto prácticamente único en el universo, pues por su composición como por sus propiedades químicas la hacen el principal sustento de la vida en el planeta. Este líquido, tan elemental y sencillo como a veces nos puede llegar a parecer, también es utilizado en la medicina como terapia desde la rehabilitación de músculos atrofiados hasta el insomnio.

El principio fundamental en el que se basa este tipo de terapia es en la utilización del agua sobre la piel en distintas temperaturas y con distintas presiones (que se asociarán a las acciones mecánicas).

La hidroterapia tendrá sus distintas vertientes, las más famosas de ellas son la talasoterapia y las aguas minerales o medicinales. Las primeras consisten en realizar el tratamiento terapéutico aprovechando las distintas concentraciones de minerales y sales que tiene el agua de mar, además de que se utilizan otras cosas como algas o barro (entre más cosas) para poder aliviar al paciente; la segunda hace referencia a bloques de agua que tienen cantidades más elevadas de ciertos elementos o compuestos.

Esta antigua técnica curativa es básicamente milenaria, ya que se menciona su utilización entre los griegos y los romanos; posteriormente sería el mismo Carlo Magno quien la promovería entre sus contemporáneos (claro que los usos que ellos tenían contrataran por una u otra cosa al confrontarlos).

Algunos de los padecimientos que se tratan con mucho éxito con esta terapia son:

  • Enfermedades reumatoides
  • Las enfermedades respiratorias y neurológicas
  • La buena parte de las lesiones ocasionadas por el deporte
  • Los problemas musculares derivados por la parálisis cerebral

Este tipo de terapia no suele generar ningún residuo alterno ni algún daño secundario; quizá el único inconveniente que presenta es el volumen de agua que se requiere para trabajar con los pacientes; sin embargo siempre se busca hacer este tipo de tratamiento en piscinas públicas para sacar el máximo provecho del líquido vital.

Es nuestra responsabilidad cuidar de nuestra salud, pero es también es un enorme compromiso el que tenemos con la naturaleza, pues no está de más recordar que este recurso no es renovable. Si practicamos esta terapia, hagámoslo con responsabilidad.

Fuente: revista.ciudadyoga.com