Blog

Evita los extremos: Vive en equilibrio

Equilibrio - balancevital.com.mx

Por Alejandro RE

Ser feliz implica que tenemos que buscar el equilibrio en nuestra vida y que debemos hacer todo lo posible para que las personas a nuestro alrededor se sientan apreciadas.

La doctrina del equilibrio cuerpo-mente tiene bastantes años en la mente de las personas. En India se planteaba que este equilibrio podría encontrarse por medio de las ocho ramas del yoga, las cuales plantean una serie de pasos sucesivos desde el crecimiento personal hasta el físico y espiritual. En la Antigua Roma esta idea queda fijada en la mente de las personas con la famosa frase mens sana in corpore sano (mente sana en cuerpo sano).

Se dice que a quien dos amos sirve, siempre queda mal a uno; lo mismo pasa con los diversos ámbitos de la vida, pues muchas veces nos concentramos en una sola cosa, dejando de lado otras que son igual de importantes. Un ejemplo claro de esto es cuando nos concentramos excesiva (y obsesivamente) en el trabajo, por lo que podemos llegar a descuidar a nuestra familia, a nuestra pareja e incluso a nuestra propia salud. La pregunta fundamental por resolver es ‘¿cómo podemos mantener equilibrada nuestra vida?’.

Debemos comenzar por buscar un equilibrio en nuestro interior: pongamos sobre relieve nuestras prioridades, responsabilidades, placeres y problemas para encontrar la justa medida entre cada una de ellas. Jerarquizar todos los aspectos de nuestra vida y aprender cuando decir que sí y cuando que no (incluso a nosotros mismos) será el comienzo ideal para alcanzar el estado natural de equilibrio que debe tener nuestra vida.

Hay personas que priorizan el trabajo frente a la convivencia con los seres queridos, porque piensan que ofrecerle todos los bienes materiales garantiza el afecto y compensa la falta de convivencia. En la mayoría de los casos, este razonamiento acarrea más problemas que beneficios.
Dedícale pasrte de tu pensamiento a tu familia y tómate tus espacios al día para pasar tiempo con ellos. El dinero puede ayudar a todo lo externo, pero un abrazo o palabras de cariño lograrán alegrar el alma.

Una vez que hemos logrado sosegar el caos que puede llegar a existir en nuestro interior, debemos continuar con el equilibrio en nuestro exterior, mantener sano nuestro cuerpo no solo es cuestión de salud, sino que hay que respetar nuestro cuerpo con el mismo compromiso con el que lo hacemos con nuestra mente y nuestro espíritu. Así como lo mejor para alguien es vivir en una casa ordenada, limpia y bella, del mismo modo nuestra mente y espíritu merecen el mejor lugar para estar.

La consonancia armónica entre el cuerpo, el espíritu y la mente es una labor perfectible, que lleva su tiempo y su dedicación (así como también lo es el mantener este equilibrio del que hablamos). Renunciar o desistir de ella es simplemente caer en algo que no es normal y, por ende, es algo que simplemente nos puede dañar en más de un aspecto de nuestro ser.

El ser humano de por sí ya es complejo, aunado a eso, el ritmo de vida actual es cada vez más difícil y estresante; sin embargo, el camino hacia la felicidad es por medio del equilibrio, ¿estás dispuesto a alcanzarlo? Regálate un espacio y un tiempo para encontrar esa felicidad.

¿Cómo lograr el equilibrio?

  • Prioridades: Sabemos que no es un camino fácil porque es probable que tengas que reacomodar tus prioridades de acuerdo con tus valores y creencias, porque no todos tenemos en primer lugar las mismas cosas para unas personas esta la familia, para otras la vida social y hay algunas que la parte financiera es esencial.
  • Ayuda de un tercero: Hay veces que para llegar a tener este equilibrio tenemos que pedir ayuda de un psicólogo, ya que muy probablemente estemos tan enfrascados en nuestro problemas que no vemos la luz al final del túnel, contar con la ayuda de un experto te ayudará a esclarecer tus pensamientos y a ver en donde radica el problema que te esta desequilibrando.
  • Disfruta con tus seres queridos: Sabemos que el trajin de la vida no te permite convivir mucho con tu familia pero el día que tengas libre dedícaselos. Si tienes hijos haz una actividad con ellos, si tienes pareja sal con él o ella al parque, al cine o una cena romántica. Y un consejo dejen el celular en casa, disfrútense plenamente.

Fuente: ciudadyoga.com