Blog

Extraños signos que indican deficiencia de vitaminas

Extraños signos que indican deficiencia de vitaminas - BalanceVitalSPA

El cuerpo nos da constantemente señales si algo está fallando. Es preciso escuchar estas llamadas para poder reparar a tiempo los desequilibrios internos. En el siguiente artículo podrás conocer los más extraños signos de que te faltan vitaminas.

Hoy en día, con la dieta que solemos llevar, es muy difícil cubrir todas las necesidades de vitaminas que el cuerpo precisa a diario. No comer lo suficiente por estar siempre haciendo dietas es otra de las causas por las cuales nuestros niveles de vitaminas están muy por debajo de lo ideal.

¿Qué pasa cuando nos faltan vitaminas?

Según los médicos, no consumir vitaminas a diario no causa enfermedades en sí, pero “prepara el terreno” para que estas aparezcan. Es decir, que el cuerpo tendrá problemas para cumplir con sus funciones. Las vitaminas actúan como cofactores de todas las reacciones que ocurren en nuestro organismo. Cuando estas vitaminas se ven dañadas o deterioradas, el cuerpo se puede manifestar de maneras más que extrañas. Y es preciso prestar atención a ello.


Las cinco señales más inusuales de que nos están faltando vitaminas en nuestra dieta diaria son:

Comisuras de la boca con grietas

Cuando esto es lo que vemos en el espejo el motivo no es estar cumpliendo años demasiado rápido (o no solo ese), sino que se debe a una deficiencia de vitaminas del grupo B, sobre todo la riboflavina (B2), la niacina (B3) y la B12, así como a una falta de hierro y de zinc. Esto es muy frecuente en las personas vegetarianas que no siguen una dieta equilibraba. La solución para los omnívoros está en comer más salmón, huevos, atún y pescados o mariscos en general. Para los que no consumen carne: lentejas, cacahuates, tomates secos, semillas de sésamo y acelgas. Además, es bueno consumir vitamina C para favorecer la absorción de hierro. Se aconseja combinar los anteriores alimentos con brócoli, col, pimiento rojo y coliflor.

Rostro con erupciones cutáneas de color rojo y caída abundante de cabello

La deficiencia es de zinc. La pérdida de pelo es una causa directa de que nos falta este nutriente, cuyo déficit también puede conllevar problemas para cicatrizar heridas, piel constantemente reseca, erupciones frecuentes, manchas rojas en la piel, hematomas grandes ante cualquier golpe. También podemos presentar esta sintomatología por una falta de vitamina B7 (biotina) y del grupo de vitaminas liposolubles, es decir A, D, E y K.

Si eres de consumir huevos crudos es probable que tengas problemas con los niveles de biotina, ya que una proteína de este alimento la inhibe. La solución a este problema es consumir levadura de cerveza, frutos secos, semillas de calabaza, cereales integrales, lácteos (sin pasteurizar), salmón, aguacate, coliflor, champiñones, frambuesas y plátanos.

Mejillas, brazos y muslos con bolitas rojas y blancas tipo acné

Esto es porque faltan los ácidos grasos esenciales y las vitaminas de los grupos A y D. A diferencia del acné, estos granitos son de una consistencia más “robusta”, por decirlo de alguna manera, duelen bastante al querer eliminarlos y son como bolitas de grasa.

La solución a esta carencia es dejar de consumir tantas grasas saturadas o trans y aumentar las del tipo saludable. Añade a tu dieta diaria más salmón, semillas de lino, chía y cáñamo y frutos secos como las almendras y las nueces. Si quieres sumar más Vitamina A tu cuerpo, come zanahorias, batatas y pimientos rojos. Estarás añadiendo beta caroteno.

Manos y pies con cosquilleo, hormigueo y adormecimiento

La deficiencia en este caso es de vitamina B, más precisamente la B6, la B9 (ácido fólico) y la B12. Es que cuando no tenemos estos nutrientes nos vemos afectados directamente en los nervios periféricos y los que terminan en la piel. Estos síntomas pueden ir acompañados de depresión, ansiedad, fatiga, anemia y desequilibrios hormonales. La solución es consumir espárragos, espinacas, frijoles o judías, huevos, ostras, mejillones, pulpo y almejas.

Pies, pantorrillas, arcos de los pies y parte posterior de las piernas con calambres y dolor punzante

Es por falta de potasio, calcio y magnesio. Quizás solo uno, tal vez dos o los tres. Si has comenzado un entrenamiento muy potente, puede que estés perdiendo más cantidad de minerales y vitaminas solubles en agua (del grupo B), a través de la sudoración excesiva. No dejes de hacer deporte si tanto te gusta, pero trata de consumir a diario alguno de estos alimentos: plátanos, avellanas, almendras, calabaza, cerezas, manzanas, brócoli, pomelo, col rizada, diente de león y eespinacas.

Fuente: http://mejorconsalud.com/

Deja un comentario