Blog

Menos medicamentos, más plantas

Menos medicamentos, más plantas - BalanceVitalSPA

Ene 02 2015 Por Alejandro RE

La herbolaria es una técnica que se ha usado por miles de años y nos enseña los beneficios que las plantas pueden darle a nuestra salud.

 

En muchos y muy distintos lugares del mundo, seguimos oyendo a las personas recomendar a los enfermos que se tomen un té de tal o cual planta, que hagan un preparado con ciertas hierbas para poder curarse. Muchas plantas nos sirven como alimento, pero además funcionan para aliviarnos con sus propiedades curativas.

La herbolaria echa raíces desde hace mucho tiempo en prácticamente todas las civilizaciones del mundo, porque era el recurso que tenían a la mano nuestros antepasados para sanar a las personas con una enfermedad.

Las plantas, hablando de forma general más no específica, tienes propiedades antihelmínticos (que combaten parásitos intestinales), antiinflamatorias, antimicrobianas, astringentes (reduce la irritación cutánea), diuréticas (aumenta la producción y eliminación de la orina), tranquilizantes, hepáticas y expectorantes (elimina las mucosidades en las vías respiratorias), entre muchas otras más.

En general, las plantas tienen toda esta variedad de propiedades curativas debido a los distintos productos químicos que sintetiza al momento de realizar sus procesos naturales, como por ejemplo en el caso de la fotosíntesis. En la actualidad la herbolaria sigue ocupando un lugar primordial para el tratamiento de las enfermedades, pues, según las estadísticas, al menos es usada por un 80 % de la población mundial.

 

Dependiendo de la planta, las propiedades medicinales funcionarán para determinadas enfermendades. Hay que recordar que existe un sinfín de hierbas, pero hay que saber cuál tomar para cada ocasión.

 

A continuación, te proporcionamos un listado de varias plantas y sus propiedades curativas:

Ajo: Además de ser un condimento indispensable en muchas cocinas, también puede funcionar como antimicrobiano, antiséptico y actúa también, para disminuir los niveles de colesterol.

 Hierba de San Juan: Funciona perfectamente como un efectivo tranquilizante y ansiolítico.

Árnica: Esta planta es un desinflamante natural además de ser analgésico.

Hierbabuena: Esta planta es perfecta para aliviar la digestión y eliminar el mal aliento, además disminuye el dolor de cabeza por nerviosismo.

Ginseng: Es un tónico para la fatiga tanto física como mental.

Manzanilla: Es una de las plantas curativas favoritas de todos, pues sus propiedades van desde controlar roblemas estomacales y digestivos, además de que desinflama las mucosas de los ojos. También puede ser utilizada como anticongestionante.

Pasiflora: Esta planta se utiliza en muchos tés como un sedante, recomendada para quienes padecen insomnio, ansiedad y estrés.

Menta: Además de ser muy popular por su fresco sabor, es empleada para reducir la diarrea, náuseas,cólicos abdominales y ansiedad.

Uña de gato: Esta planta es usada para tratar artritis y fortalecer el sistema inmunológico.

Valeriana: Es perfecta para reducir la glucosa en sangre, además de ser utilizada para controlar la gastritis.

Seamos uno con la naturaleza

Utilizar menos medicamentos y más plantas siempre será una opción para evitar los incómodos efectos secundarios que pueden tener los medicamentos (en muchas ocasiones, son muy agresivos hacia el cuerpo); además, nadie negará que es mucho más delicioso tomar un té caliente o una rica infusión a ingerir una pastilla dura y de sabor amargo.

Deja un comentario