Citas: 5135-4044 / Whats 55 1376-8427 / Ubicación
Citas: 5135-4044 / Whats 55 1376-8427 / Ubicación
Los dentistas ofrecen consejos para que los niños no tengan caries - BalanceVitalSPA

Los dentistas ofrecen consejos para que los niños no tengan caries

Fuente: Medline Plus

Los buenos hábitos dentales empiezan a una edad temprana, pero muchos padres se quedan cortos con respecto a la salud dental de sus hijos, según los expertos.

«Los padres que no dejarían por nada que sus hijos pequeños se bañaran solos dan a esos mismos niños una responsabilidad total a la hora de cepillarse los dientes», dijo la Dra. Gretchen Henson, dentista en el Centro Médico Interreligioso de la ciudad de Nueva York, en un comunicado de prensa del centro.

«La información errónea abunda, y es habitual que los niños se pasen el día tomando refrigerios y bebidas que pueden resultar en caries dentales graves«, añadió Henson, directora del programa de educación avanzada en odontología pediátrica del hospital.

La prevención de las caries dentales y de otros problemas puede empezar en los niños ya a los 6 meses de edad, dijo Henson.

La Dra. Jessica Marn, subdirectora del programa, indicó que «muchas personas se sorprenden de que aconsejemos que se hagan visitas rutinarias antes de que un niño tenga dientes, pero estas visitas tratan en un 90 por ciento sobre la educación y la dieta».

Marn y Henson ofrecieron los siguientes consejos a los padres:

Limpie las encías de los niños con un paño suave después de darles de comer, y nunca deje que los bebés o los niños pequeños duerman con botellas de leche o jugo. Además, nunca moje un chupón con miel ni otro tipo de endulzante.

  • Las bacterias que provocan las caries dentales son muy contagiosas y se trasfieren fácilmente a cosas como las cucharas o los chupones.
  • No deje que los niños coman golosinas todo el día, porque incluso los refrigerios más saludables pueden dejar residuos que alimenten a las bacterias que deterioran los dientes. Si va a dar golosinas a los niños, deberían ser fruta fresca u otros alimentos enteros, en lugar de alimentos empacados o pegajosos.
  • El jugo de fruta (incluso si es orgánica) es tan peligroso para los dientes como los refrescos debido a su alto contenido de azúcar. En lugar de eso, dé agua a su hijo.
  • Cepille los dientes de sus hijos pequeños dos veces al día con una cantidad de pasta dental con fluoruro del tamaño de un grano de arroz. La edad en la que los niños pueden empezar a cepillarse los dientes solos varía según el individuo. Un niño que se puede atar los cordones de los zapatos o hacerse una cola en el pelo podría tener la habilidad manual necesaria para cepillarse los dientes solo. Los niños deberían empezar a usar hilo dental cuando tengan dos dientes que se toquen.
  • Las siestas mejoran la memoria de los bebés
  • Los bebés duermen durante gran parte del día, es una certeza. Y también lo es que esto es necesario para su desarrollo tanto mental como físico. Ahora, una nueva investigación avala el efecto beneficioso de la siesta en los más pequeños. El experimento, llevado a cabo por la unidad de psicología infantil y juvenil de la Universidad de Ruhr de Bochum (Alemania), ha determinado que media hora de sueño al día ayuda a los bebés -menores de 1 año- a asentar sus conocimientos y, por tanto, a mejorar su memoria.
  • A lo largo del experimento, los niños tuvieron que repetir una serie de acciones con títeres, cuatro horas después de haberlas aprendido por primera vez. Un grupo de bebés durmió la siesta tras el aprendizaje y otro grupo no. El grupo que había dormido la siesta obtuvieron mejores resultados que los que no habían descansado y, además, la información seguía permaneciendo en sus cabezas 24 horas después.
  • El sueño mejora la consolidación de la memoria declarativa –encargada de evocar conscientemente datos y recuerdos– en niños de entre seis y doce meses”, explica a Sinc Sabine Seehagen, líder del estudio.
  • Para que esta especie de entrenamiento natural de la memoria surta efecto, los bebés necesitan dormirse relativamente pronto tras haber aprendido algo nuevo para poder consolidar esa información en la etapa del sueño. Durante la siesta, los recuerdos se codifican y se transfieren del hipocampo al neocórtex y, dormir inmediatamente después de haber aprendido algo impide que cualquier otro suceso interfiera en la fijación de ese recuerdo.
  •  El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS) y pone de manifiesto, como revelan estas conclusiones, que dormir la siesta es clave para fijar lo que aprenden los bebés.

Fuente: Muy interesante

Agenda tu cita